XVI. Las condiciones generales de trabajo